Mi vídeo receta: COMO HACER HARINA INTEGRAL DE ALGARROBA NATURAL. RAW. THERMOMIX

COCINAR




Mi relación con la cocina empezó cuando me casé, no tenía ni idea de cocinar, era mi madre la
que se encargaba de alimentarnos a todos .
Sí tenía muchas recetas a mi alcance pero no me sentía motivada para hacer una estupenda comida
para mi familia . Fue cuando me casé, en  mi primer día que me ví sola, en mi cocina de mi casa mirando en la
nevera y haciendo me la fatídica pregunta .... ¿ y que hago de comer ????
Hasta ese mismo momento con 26 años recién cumplidos que no me quedó más remedio coger la
sartén por el mango¡¡¡¡¡
Siempre hacía platos sencillos para salir del paso, por su puesto repostería o masas siempre las
compraba hechas ya.
Hasta que no nacieron mis hijas no empezé a tomarme en serio el tema de la alimentación.
Poco a poco iba leyendo sobre la alimentación para los niños, verduras, fruta y los beneficioso
que era para ellos.
Por eso pienso que en la vida vamos pasando etapas, personas que tenemos alrededor intentan
ayudarnos a ser mejores personas, pero a nosotros no nos interesa en ese momentos y vamos
caminando de puntillas. En mi caso, por ejemplo, tuve que esperar a los 29 años, para encontrar
esa motivación para empezar con una cocina saludable.



Me iba a la biblioteca y me leía libros de cocina siempre ávida de información para que mi bebé
estuviera bien alimentado. Esa era mi mayor motivación .
Pasaron 3 años y tuve a mi segunda hija, yo ya era una experta en cremas de verdura y alimentación
infantil. Cuando mi segunda hija tenía 2 años me ofrecieron un trabajo de comercial que
consistía básicamente en buscar a amas de casa o personas que cocinaran habitualmente y presentarle
mi producto para facilitarle la vida a la hora de cocinar.
En el primer mes cumplí de sobra con mi primer objetivo y estaba muy contenta porque conciliaba mi vida profesional con la personal, ya que iba cogiendo citas sólo los días que mi marido
estaba en casa.
En este trabajo me formé en tecnicas de venta por parte de la empresa que venían muy bien para
los cierres, a todo esto se juntaba que yo cada vez tenía más seguridad a la hora de hablar
de lo bueno que es comer frutas y verduras.
Practicaba en mi casa siempre las recetas que en un futuro presentaría en casa de alguna clienta.
Sobre todo para tener la seguridad que me hacía falta tener delante de la clienta.
Y tener la venta asegurada. Y lo más importante, mi clienta que fuera la más feliz del mundo , por
la compra de su nuevo ayudante de cocina.
Ya sabemos el dicho..... cliente contento hace un ciento¡¡¡¡¡¡


Comentarios